lunes, 30 de julio de 2012

Canario



Es frecuente que, al menos un día a la semana, pasee por un camino escondido que he terminado haciendo mio. Para llegar a él no es necesario alejarse demasiado  de las señales de circulación, pero,  aún así, es suficiente para cambiar de sonidos y los aromas. ¡Nada hay como el olor a pino con el calor!.Apenas unos árboles más allá de la grava, una revuelta más, dos almendros y una higuera, y empieza mi mundo breve. Allí se puede llevar sombrero, bastón y ropa descuidada sin que las hormigas comenten en voz baja. Almendros vallados y amargos, nogales rayados, cinamomos intensos, corregüelas rosaceas, uvas enveradas, a todo le voy poniendo nombre.

Y ayer, o hace un par de días, se cruzó un canario, amarillo suave, con plumas blancas en la cola y pico de mozo. No me miraba con miedo, ni guardaba educación en las distancias. Daba gusto verlo pasar por las rejas, volando entre las fronteras, picoteando al suelo con alegría, jugando a dar saltos callados, revolando entre los arbustos y las espinas.
Luego, sin necesidad de cantar, se marchó, también yo, no tenía nada más que ver.

día de calor.
en el camino de siempre
una sorpresa.

miércoles, 25 de julio de 2012

Moon river



El calor desnudo del verano
como un virus suicida
golpea las calles con un viento negro y lúcido
una niebla de píxeles
se embosca tras las sombras de las copas verdes
y en el horizonte de la carretera
como un tuareg dormido.

La calor,
en los barrios altos
arropa a los niños
como una madre novata
mientras ellos cazan  moscas

las mismas moscas
los mismo niños
cada verano.

Las calles se abandonan
blandas
cierran las ventanas
y ronronean como ojos de gatos,
los semáforos son los únicos que mantienen la cordura
- aunque a nadie le importa -

La calle Ancha
el parque
Tejares
tus manos
las mías
todo arde.

Y si no puedo más
me tumbo
y escucho
moon river
- no tengo donde ir -.












lunes, 9 de julio de 2012





Al despertar
mi primera imagen son hormigas,
pequeñas, rápidas
discretas y huidizas como sombras
que cosquillean el iris de la alborada,
cierro los ojos...
escucho los golpes del corazón
sobre las arrugas de las sábanas
- va lento,
a treinta y seis
a ritmo aproximado de un LP antiguo,
un LP silente,
abandonado entre los recuerdos

cierro los ojos...
la boca me sabe a sal y a sueño
sobre la mesita
a tacto ciego
el móvil, la radio, un libro,
más libros.
- soy yo

empieza el día
abro los ojos...