domingo, 22 de febrero de 2015

Tradición



san reventón,
máscaras y fritillas
por las calles

Amanece con niebla, con misterio, un telón que impide ver la mañana, es el día anterior a miércoles de ceniza y la tradición marca en mi pueblo - La Roda -a este santo secularizado como el patrón  de la desmesura; comilonas y descaros son la preparación de ayunos y oraciones.

Estas fiestas llevan cosidas el encanto de la luna llena, solo bajo su influjo se pueden rozar dos momentos  tan dispares, carnaval y semana santa,  bajamar y  pleamar sobre los corazones.

Cuando nos allanamos en  las costumbres el tiempo toma más sentido, se notan más las estaciones, estás más donde estás, formas partes del recuerdo y así, mientras amasas, vas viviendo, cada uno a su manera, cada uno como puede.

viento en la cara,
aunque no te mencione
noto el silencio.




miércoles, 4 de febrero de 2015

Pequeño haibún



Dentro huele a tisana y alcohol de romero, el agua caliente se embolsa y la radio intenta sonar tiernamente en blanco y negro. Desde la terraza amanece nevado, reproduciendo una sorpresa infantil en todas las miradas según van abriéndose. Los árboles del parque encanecen sus copas recién podadas y se distingue ya entre las primeras pisadas la tierra albera.
Ver nevar es como contemplar una  lluvia de silencio, lenta, minuciosa, blanda, que va dibujando y desdibujando simultaneamente el paisaje de todos los días.
El pasillo cojea entre ayes y desvelos, tan compartidos como despeinados y, la mañana se abre soplando rayos de sol que regalan suave la nieve menos escondida.
Es febrero, queda ya nada para los primeros pétalos del almendro.

tras la ventana,
mi madre dolorida
no ve la nieve